Mujeres con sobrepeso y obesidad tienen más riesgo de desarrollar diabetes gestacional

Las mujeres que tienen sobrepeso u obesidad al inicio del embarazo tienen mayor riesgo de desarrollar diabetes gestacional, un tipo de diabetes que aparece en la etapa de gestación en mujeres que no tenían previamente diabetes y que puede afectar la salud de la madre y el bebé si no se trata oportunamente.

diabetes gestacional

Las gestantes con sobrepeso u obesidad deben ganar un peso adecuado a lo largo del embarazo. En el caso de tener obesidad no deben ganar más de 7 kg., pero lo ideal es que la mujer quede embarazada con un peso acorde a su talla, es decir si mide un metro setenta de alto su peso ideal sería 70 kg.

Además del sobrepeso y la obesidad, también son factores de riesgo para tener diabetes, contar con antecedentes de familiares con diabetes, así como haber tenido abortos repetidos, muerte intrauterina o bebés que han pesado 4 kg. o más al nacer, entre otros.

La diabetes no tratada puede afectar al feto, al provocar aborto, retardo de crecimiento intrauterino, malformaciones congénitas o muerte intrauterina súbita e inexplicable al final de la gestación. Mientras que las madres pueden presentar edemas, presión alta o convulsiones, retención de líquido, exceso de líquido amniótico, etc.

A futuro, los hijos de las madres con diabetes gestacional pueden llegar a tener problemas de obesidad, hipertensión arterial, grasas elevadas en la sangre, riesgo coronario y diabetes. En el caso de las niñas, además de lo mencionado, pueden presentar ovario poliquístico o diabetes gestacional.

A fin de prevenir la diabetes gestacional, las gestantes deben controlar sus niveles de glucosa en la sangre durante el embarazo, mantener un peso adecuado, realizar ejercicios de manera regular (caminatas si no están restringidas por algún problema obstétrico) y comer sano.

Comer sano es ingerir todo tipo de alimentos en la alimentación diaria, pero en cantidades adecuadas, restringiendo en el caso de la diabetes gestacional, los azúcares de rápida absorción: azúcar común, jugos de frutas, extractos, frutas dulces (por ejemplo chirimoya, mango) y las sopas grasosas como la de gallina, carnero o vísceras.

La alimentación debe ser fraccionada en tres comidas principales (desayuno, almuerzo y cena) y tres colaciones (pequeñas alimentaciones entre comidas). Por ejemplo en el desayuno pueden ingerir leche desgrasada, claras de huevo duro y ensalada de frutas. En el almuerzo: ensalada aderezada con aceite de oliva, pescado oscuro, y a media tarde maní. En la cena filete de pollo y sopa de verduras, y antes de dormir leche o yogurt light y pan con queso fresco.

La diabetes gestacional diagnosticada tempranamente puede ser controlada con una adecuada alimentación y actividad física regular, siendo necesaria la insulina (su uso no afecta al bebé) solo si los niveles de glucosa continúan elevados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>