Balance energético, clave para una vida sana

La mejor opción para tener un peso saludable es alcanzar el equilibrio entre las calorías ingeridas y las gastadas a través de la actividad física diaria. Con este balance energético se reduce en un gran porcentaje la posibilidad de sufrir sobrepeso.

balance energético

El sobrepeso y la obesidad constituyen un importante problema de salud pública; de acuerdo a la OMS, en el año 2008, 35% de la población mayor de 20 años tenía sobrepeso y el 11% era obesa. En 2011, más de 40 millones de niños menores de 5 años tenían sobrepeso. Uno de los principales retos para contener esta epidemia es conocer el concepto de balance energético y aplicarlo a nuestras vidas.

De acuerdo con investigaciones realizadas por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), el sobrepeso y la obesidad resultan de un desequilibrio energético. Esto implica ingerir demasiadas calorías y no hacer suficiente ejercicio.

Como depende de la ingesta y el gasto de calorías en un día, el balance energético puede ser positivo, negativo o neutral.

Cuando el balance es positivo, el consumo de calorías sobrepasa el gasto de energía, es decir, que se consume más comida de la que se está gastando en la rutina diaria o rutina de ejercicios.

Cuando es negativo, implica que perdemos calorías al hacer ejercicio o tener una rutina más activa de lo que estamos ingiriendo en nuestra dieta diaria.

Por último, el balance neutro nos indica que lo que consumimos es igual a lo que gastamos. Es importante destacarlo: El balance energético no se trata sólo de ingesta calórica, sino de gasto calórico.

La obesidad y el sobrepeso son enfermedades multifactoriales, lo cual quiere decir que existe una gran cantidad de factores distintos que lo puede causar. Si bien un desbalance energético podría ser de las principales causas, existen factores genéticos, ambientales, geográficos, socioeconómicos y culturales involucrados.

Las estrategias para combatir el sobrepeso y la obesidad deben insistir en mantener los principios de una adecuada alimentación e incrementar la actividad física para conseguir un estilo de vida saludable.

¿Qué quiere decir esto? Que para tener un buen balance energético hay que gastar las calorías, pero cuidado: no se trata de gastar más kilocalorías, sino de gastarlas mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>